Rinomodelación

RINOPLASTIA SIN CIRUGÍA 

Rinoplastia sin cirugía, ahora es posible

La rinoplastia es una intervención quirúrgica que nos permite remodelar la apariencia de la nariz o corregir diferentes problemas de salud. La presencia de la nariz, centrada dentro del óvalo facial, hace que sea un punto focal y una de las cuestiones más importantes en la imagen de nuestra cara. Sin embargo, modificar el aspecto de esta parte de nuestra anatomía nunca fue tan sencillo. La tecnología ha hecho posible la aparición de nuevos procedimientos y tratamientos que nos permiten asegurar que, actualmente, es posible conseguir resultados similares a los de una rinoplastia sin recurrir a la cirugía.

Nos referimos a la rinomodelación, una técnica mínimamente invasiva que hace posible realizar pequeños retoques en la nariz sin tener que pasar por el quirófano. La mayoría de la población española se sometería a algún tratamiento de medicina estética para corregir alguna parte de su anatomía, resultando especialmente llamativa la cifra de personas que cambiarían la forma o el tamaño de su nariz.

¿Qué es la rinomodelación?

Se trata de un procedimiento muy eficaz para corregir pequeños defectos, como la curvatura de la nariz, la punta caída o una anchura excesiva. Esta técnica nos permite remodelar y estilizar un punto tan importante de nuestra cara, consiguiendo unos rasgos más suaves y bellos. Para alcanzar los resultados deseados se opta por los rellenos, que pueden ser temporales o permanentes, y que corrigen algunos de los problemas más frecuentes. Mediante este sistema se puede elevar la punta de la nariz o remodelar el dorso y el caballete. Sin duda, se trata del mejor tratamiento para corregir los perfiles aguileños.

La rinomodelación temporal se realiza con la infiltración de ácido hialurónico. Obviamente, siempre es más recomendable una remodelación permanente, pero en este caso el paciente puede visualizar los resultados conseguidos y valorar su nuevo aspecto antes de dar el paso definitivo. Los resultados se mantienen entre los 9 meses y un año, tras el cual el paciente puede decidir someterse a un tratamiento con relleno permanente.

En Clínica Aranda  recomendamos siempre optar por el relleno de ácido hialurónico para valorar los resultados, siendo posible después optar por un relleno con un fármaco no reabsorbible que permita mantener los resultados en el tiempo.

Los tratamientos mínimamente invasivos siempre son la mejor opción como bien señalan desde la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE). Aunque no siempre es posible, en ocasiones es necesario remodelar la nariz para resolver problemas de salud de diversa consideración que pueden generar problemas respiratorios, en estos casos la mejor opción será una rinoplastia.

¿Necesitas hablar con nosotros?