hilos tensores


Qué son los hilos tensores? 

Uno de los síntomas más evidentes del envejecimiento es la pérdida de elasticidad en la piel, a causa de la destrucción del colágeno y la elastina del tejido epidérmico. Esto se traduce en flaccidez facial y en la aparición de arrugas y líneas de expresión, un proceso que irá acentuándose con los años. Afortunadamente, la medicina estética ofrece numerosas soluciones de rejuvenecimiento facial eficaces, seguras y mínimamente invasivas, lo que las convierte en una buena alternativa a las intervenciones quirúrgicas. Una de ellas es el tratamiento con hilos tensores. Y esta es la pregunta que te estarás planteando: ¿qué son los hilos tensores?

Cómo son los hilos tensores

También conocidos como hilos mágicos faciales o hilos japoneses, los hilos tensores son filamentos del grosor de un cabello y fabricados con materiales biocompatibles. El más habitual es la polidioxanona (PDO), un material reabsorbible, antialérgico y muy utilizado en las suturas de cirugía cardíaca. Además de estar cada vez más presente en los centros de medicina estética, también se emplea en intervenciones coronarias, dado que son totalmente seguros y permiten efectuar retoques tras su aplicación.

Según su morfología y composición, podemos hablar de tres tipos de hilos tensores:

  • Hilos espiculados o dentados. Por su forma aserrada, los hilos espiculados son los que proporcionan un mayor agarre a la dermis. También son la opción más indicada para tratar las zonas del cuerpo con mayor flacidez, como las mejillas, la mandíbula o el cuello.
  • Hilos tensores multifilamento. Confeccionados con varias hebras, permiten obtener un efecto de relleno armónico y de apariencia totalmente natural. Normalmente, se emplean como tratamiento antiarrugas en los labios.
  • Hilos tensores monofilamento. El hilo tensor monofilamento, formado por una sola hebra, es el más fino y se utiliza fundamentalmente para corregir la flaccidez en la papada y afinar el óvalo de la mandíbula. Aunque no es tan habitual, también se pueden emplear en otras partes del cuerpo, como el pecho, los brazos, el abdomen o los glúteos.

Cómo funcionan los hilos tensores

Los hilos tensores ayudan a tensar y recolocar la piel que se ha descolgado por la edad. De este modo, proporciona a la dermis una mayor firmeza y tersura, elevando los tejidos faciales. Por su efectividad, es uno de los tratamientos antiaging más demandados.

Ahora bien: la acción de los hilos tensores va más allá, ya que también trabaja a nivel subcutáneo. En este sentido, hay que tener en cuenta que la polidioxanona estimula la producción natural de elastina y colágeno alrededor de las hebras insertadas. El resultado es un lifting facial sin cirugía, con lo que se logra disminuir la flaccidez y recuperar la firmeza y la elasticidad de la piel. Estará mucho más suave y luminosa, visiblemente rejuvenecida.

Esto es posible debido a que el sistema inmunológico reconoce los filamentos como un cuerpo extraño, por lo que intenta proteger el organismo mediante su eliminación. Para ello, se produce una reacción inflamatoria no tóxica e inofensiva, lo que propicia la formación de colágeno y la estimulación del riego sanguíneo.

Al tratarse de un procedimiento realizado con materiales que no producen alergias y sin apenas contraindicaciones, los hilos tensores son compatibles con otros tratamientos de medicina estética, como la radiofrecuencia. Esta última técnica consiste en la aplicación de ondas electromagnéticas para favorecer la producción de elastina y colágeno y, en definitiva, contribuir al rejuvenecimiento facial.

El tratamiento con hilos tensores está especialmente recomendado para hombres y mujeres que deseen revertir los primeros signos de la edad en la piel, como las arrugas o los surcos demasiado profundos. Hay que señalar que esta técnica no es aconsejable para pieles maduras, con una flaccidez excesiva o arrugas muy pronunciadas.

Cómo es el tratamiento con hilos tensores

Los hilos tensores son introducidos a nivel dérmico con la ayuda de una aguja muy fina. Tras colocar el hilo, se retira la aguja, dejándolo colocado en la posición deseada. El número de hebras que se introducen dependerá de la extensión de la zona en la que se desee intervenir. No obstante, en el caso de los tratamientos faciales, la cantidad más habitual acostumbra a oscilar entre los 6 y los 15 hilos.

Los hilos japoneses no necesitan ningún anclaje ni sutura, lo que hace que el proceso sea rápido y sencillo. De hecho, las sesiones se llevan a cabo sin anestesia -a lo sumo, dependiendo del caso, con anestesia local aplicada mediante una crema anestésica- y suelen tener una duración de entre 20 y 30 minutos. El proceso es indoloro y no precisa de hospitalización. En el caso de los tratamientos corporales, que abarcan áreas más amplias, es posible que el experto decida repartir el proceso en más de una sesión.

Tras su finalización, y solo en algunos casos, puede aparecer una inflamación leve en la zona tratada y pequeños hematomas, que desaparecen a la semana. Es necesario tomar la medicación prescrita y aplicar frío para disminuir el riesgo de inflamación. También hay que evitar limpiar, rascar o tocar la parte en la que se han colocado los hilos durante las 12 horas posteriores y no exponerse al sol en los primeros días. Asimismo, se aconseja no hacer deporte a lo largo del primer mes, para no sufrir posibles golpes en la cara.

Si bien los primeros efectos son visibles al cabo de una hora, el resultado óptimo se consigue 3 meses después de la implantación de los hilos mágicos. A pesar de que el organismo los reabsorbe en un plazo de 6 a 8 meses, su efecto reafirmante se mantendrá durante un año o un año y medio, dado que la envoltura de colágeno subcutánea que se ha generado permanece. En algunos casos, la duración puede prolongarse hasta los 2 años.

El precio del tratamiento con hilos tensores dependerá del número de hebras introducidos y de las características de las zonas en las que se implantarán.

En Clínica Aranda ofrecemos todas las garantías sanitarias, un equipo humano cualificado y con experiencia y la tecnología más avanzada en medicina estética: también te garantizamos que trabajamos con hilos de PDO de la más alta calidad, con los que obtendrán el mejor resultado durante más tiempo..

QUIERO MÁS INFORMACIÓN