Counturing Facial

¿en qué consiste este tratamiento?

El lifting en 8 puntos counturing facial , consiste en la aplicación de pequeñas cantidades de acido hialurónico en 8 puntos estratégicos para crear un efecto voluminizador y de estiramiento..

¿Qué resultados conseguimos con esta técnica?

Este nuevo procedimiento consigue un rejuvenecimiento natural realizado en la consulta, sin quirófano y con reincorporación inmediata a tu vida habitual.

La Voluminización Facial consigue un rejuvenecimiento integral del rostro. Los 8 puntos estratégicos nos permiten realzar y redefinir el área facial dando volumen y redensificando los pómulos, mejillas y ovalo facial, surcos nasogenianos (surco que va dese la nariz hasta la comisura labial) y líneas de marioneta (líneas verticales que van desde la comisura labial hasta el mentón).

Cabe destacar, que le ácido hialurónico aumenta los niveles de hidratación y la calidad de la piel. Es importante destacar que la capacidad de elevación de los nuevos ácidos hialurónicos, sin producir volumen no deseado, nos ayuda a conseguir un resultado muy natural sin que el rostro se vea hinchado.

Antes de iniciar el tratamiento es preciso identificar los puntos de pérdida de volumen o tensión para cada paciente y así poder realizar un tratamiento exclusivo e individualizado.

¿Se puede combinar con otros tratamientos?

Sí, se puede combinar con bótox para las arrugas de entrecejo, paras de gallo y arrugas frontales. También con un relleno de arrugas finas mediante ácidos hialurónicos de menor densidad, y con un aumento de labios con ácidos hialurónicos de uso específico.

Por lo general recomiendo combinar en un primer momento el lifting de 8 puntos con el bótox y con rellenos de ácido hialurónico en los surcos nasogenianos, en la revisión que realizamos a los 10-15 días, valoramos si se precisa cualquier otra acción.

Combinando esta técnica con otras conseguimos potenciar el rejuvenecimiento facial.

¿cuáles son esos 8 puntos?

Estos puntos son un máximo de 8, y aparecen localizados a ambos lados de la cara.

Los puntos principales en los que inyectamos el producto se sitúan a lo largo del pómulo, y son los que permiten elevar la mejilla. También se actúa sobre los puntos que marcan el surco nasogeniano, líneas de marioneta y zona lateral de las mejillas y la mandíbula, donde una vez realizada la corrección mejorará la flacidez y borraremos el aspecto arrugado que adquiere la piel al hablar o sonreír. La diferencia de estos tratamientos con los rellenos tradicionales que se hacían antiguamente es que vamos a tratar más la zona donde se ha originado el problema de la flacidez que no es la zona del surco, sino más arriba en la parte que ha descendido o ha perdido el volumen.

Es importante señalar que no siempre será necesaria la inyección en todos estos puntos, ello depende del grado de envejecimiento; de hecho, en personas relativamente jóvenes basta la corrección en 1 o 2 puntos. Otro dato a tener muy presente es que las facciones no son simétricas, por lo que las correcciones pueden variar entre un lado y otro de la cara.

¿Para quién está recomendado?

El tratamiento puede realizarse a todas las edades ya que siempre obtendremos una mejoría adecuada a la edad de cada paciente. Me gustaría destacar el papel de este tratamiento en la prevención del envejecimiento ya que si empezamos a tratarnos pronto, retrasaremos la aparición de surcos y flacidez.


Quiero más información